Nace Aintegra

16 febrero, 2014

Las palabras encierran contenidos, la etimología nos enseña sobre ellas y sobre sus orígenes, las palabras evolucionan y se contextualizan, a veces la historia y la evolución de las sociedades las reafirman o las distorsionan.

Los nombres nos definen, nos construyen, generan una percepción de los otros y de nosotros. El nombre que se les otorga a las personas, a las organizaciones, a las empresas, o incluso a los movimientos sociales, definen gran parte de su historia.

Entonces. ¿Que es «Aintegra»? ¿Qué quiere definir esta palabra? Quiere definir un espacio de integración, una visión integral, integridad, que se conjuga con la expresión más sencilla y presente en la comunicación, la letra «A».

¿Y a que le otorgamos este nombre? A una red de capacidades instaladas y en evolución, que asume la responsabilidad de construir y desarrollar valor en todo tipo de organizaciones y personas.

Nuestro origen territorial y cultural, la educación formal e informal, el marco normativo, las relaciones sociales nos diferencian. Diferenciamos a las organizaciones por su condición de públicas o privadas, por su fin de lucro o por perseguir el bien público, lo mismo hacemos con la condición de empleador o de empleado, asumiendo que existe una lucha de intereses en la cual Carl Marx y Adam Smith ofician de generales.

Existen infinitos ejemplos de diferenciación y enfrentamiento conceptual e ideológico cuya base es la apropiación del valor, apropiación que implica «tomar mi parte» de la torta, sin evaluar sobre como «aportar para su tamaño, calidad y sabor»

Entendiendo que exista una diferenciación natural y necesaria entre las personas y las organizaciones, el objetivo de Aintegra es brindar herramientas, saberes y soluciones (ingredientes y prácticas) que puedan desarrollar valor (tamaño, sabor y calidad de la torta) mediante un proceso de entendimiento. A este proceso lo hemos denominado entenomia.

«Construcción de valor
a partir del entendimiento»

Concebimos Aintegra como un espacio, «un lugar de encuentro», en el que personas con una visión compartida respecto de la evolución de las empresas, la organizaciones y la sociedad en general, brindan sus conocimientos y herramientas para mejorar resultados y hacerlos sustentables en el tiempo. Sabemos que hay muchas personas que comparten esta visión, por ello, Aintegra además de una red de servicios, se proyecta como un espacio de saberes, prácticas y herramientas compartidas abierto y en desarrollo.

Quien lea estas palabras, ya puede considerarse parte e invitado.

Andrés Abate
16 de Febrero de 2014
Villa La Angostura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*